Desde el año 1929, cada 4 de octubre, se celebra el Día Mundial de los Animales, por iniciativa de la Organización Mundial de Protección Animal. Ese día se conmemora la festividad de San Francisco de Asís, patrón de los veterinarios. Este santo, que nació en 1182 en Italia, dejó como enseñanza a la humanidad que debemos comprender cuál es nuestro lugar en la Tierra, ya que el bienestar de nosotros está integrado al bienestar de todo los animales y el medio ambiente.

En los años que vivió San Francisco de Asís estas ideas se veían con extrañeza. Es por esta razón que se considera que se adelantó a su época. San Francisco de Asís decidió despojarse de todas las riquezas materiales y se dedicó a servir y ayudar no solo a sus semejantes, sino también a todos los animales, a los que consideraba hijos de Dios y llamaba «hermanos».

La intención de celebrar el Día Mundial de los Animales, es recordarnos que, aunque somos la especie más evolucionada, eso no nos quita los derechos y protección al resto de los animales del planeta.

Ir arriba